Bienvenido a goputas.com .

Registrarse Acceder




Bia Spencer 628698239 Trans porn star (videos porno)



VladimirLem

Goputero Senior
Miembro
Os dejo mi FT, por si alguien se aburre y quiere leerlo. DISCLAIMER: contiene pasajes de un hetero comiendo rabo y siendo follado por el culo ;)

  • Nacionalidad: Brasil
  • Edad: yo le echo 35, pero me dice que más, así que se conserva estupendamente
  • Dirección : San Vicente Mártir, cerca de Plaza España
  • Valoración de las Instalaciones: 9, baño fuera, pero muy limpias y elegantes
  • Precio del servicio y duración: 150€ una hora con leche
  • Fecha del encuentro (aproximadamente) : finales de agosto
  • Valoración Cara,cuerpo, tetas: Las fotos son bastante aproximadas pero creo que se quedan cortas. Muy, muy femenina en su conjunto
  • Actitud: Complaciente,
  • Besos: No, sólo nos dimos uno, tampoco los busqué
  • Fuma: No
  • Francés: Bastante bien, pero sobre todo disfruté de su beso negro
  • Griego: Oh, wait! Yo vine aquí por algo...
  • Folleteo: Sólo la he probado como activa y SABE empujar
  • Lo mejor: Mujer muy agradable en el trato y, puestos a lo que nos interesa de una trans, con un buen rabo que sabe manejar a la perfección
  • Lo peor: En el momento no lo eché en falta, pero en retrospectiva la cosa habría mejorado un poco con besos
  • La recomiendas?: Sí
  • Valoración de la experiencia (de 0 a 10): 9.
Bia tiene muy buena reputación en los foros y hace un tiempo que quería visitarla. Contacto con ella un par de días antes porque quería asegurarme de que iba a estar. Quedo con ella para hoy por la mañana, concreto la hora y me planto allí puntual.

Me recibe recién salida de ducha, con toalla enroscada en el cuerpo. Es linda de cara y de torso grácil y femenino, con una conversación muy agradable. Me pasa a la habitación donde le pago y me desvisto. Me ofrece agua, trae una toalla y me lleva al baño, que está fuera.

De vuelta a la habitación la encuentro en la cama, ya con medias, sujetador y tanga. Me echo junto a ella en la cama y charlamos un poco. Bromea con el tamaño de mi rabo diciendo que es más grande que el suyo (ya quisiera yo) y se quita el tanga para descubrirlo. Tiene buena pinta la cosa. Se lo como un poco así y enseguida cambia de postura para hacer un 69 recostados, que ella también me lo quiere comer a mí.

Apenas he disfrutado de semejante maravilla y de sus artes feladoras cuando se levanta y me dice que me ponga a 4 en el borde de la cama, que me va a comer el ojete. Me lo abre y me pide que lo mantenga abierto para ella. Me lo empieza a lamer y para, le tengo que decir que siga, pedírselo, suplicárselo. Está así un rato y se levanta (estaba acuclillada) para mostrarme lo dura que se le ha puesto. Comer ojetes de macho la pone burrísima. Aprovecho para dar media vuelta y comérsela. Qué gorda y dura la tiene. Me esfuerzo en no parecer un novato.

Cambiamos las tornas y es ella la que se pone en el borde de la cama para que le coma yo el ojete. Se lo abro como un melocotón y le doy lengua. Noto que lo tiene acostumbrado y dilata muy bien. Ambos disfrutamos, ella se pajea mientras le propino el beso negro, tiene el rabo duro como una piedra. De nuevo, sale de la postura para mostrarme lo dura que está, se recuesta contra el cabezal y allá que voy yo a mamárselo un poco, presiento que no va a tardar mucho en partirme en dos.

Disfruto de la mamada que le estoy propinando, la verdad es que se siente muy bien comer un rabo así de grande y duro. Me comenta que se lo estoy haciendo bien y me crezco un poco.

Llega el momento de la verdad: me pone a cuatro de nuevo y me come el ojete otra vez para, según ella, dejarlo con hambre. A continuación me echa lubricante y con un dedo enfundado me lo mete dentro mientras sigue con el juego de parar y hacer que le suplique que siga. Le gusta este juego y le pone muy cachonda y dura. Se levanta, se calza el condón y me la pone en la puerta. Al poco la tengo dentro de mí: “¿ves como el culito con hambre traga mejor?”

Noto cómo me llena. Bombea despacio pero con ritmo, embestidas profundas. Me está volviendo loco. Ambos disfrutamos así unos minutos y, a continuación, me dice que me ponga bocarriba, con unos cojines bajo el coxis. Cambia de condón y vuelve a hacer el juego del lubricante con el dedo para luego ponérselo y endilgármela hasta el fondo. Aquí no estoy tan cómodo porque me presiona demasiado en la vejiga, pero me levanto un poco y me autofollo con su polla. Me ofrece tumbarse, pero así, sentada ella sobre sus talones, me gusta. Ella se queda quieta y soy yo el que se mueve en vaivén autoenculador hasta que se sale y volvemos a empezar.

Se retira el condón de nuevo y me vuelve a lubricar. Yo empiezo a masturbarme y ella me anima a que lo haga. Se enfunda de nuevo y me frota la punta por el ojete y la periferia, sí que le gusta crear espectación, sí. Al final se desliza dentro de mí, hasta el fondo. Qué cabrona eres, le digo. Ella sonríe y comienza a bombear fuerte. Yo le digo que si me folla así no voy a poder contenerme y me correré a lo que ella salta grácil como una gacela al cabezal de la cama junto a mi cara y me dice que nos corramos juntos, ella en mi boca. Empieza a masturbarse y me acerca un pezón a la boca. Aprovecho también su cercanía para darle el único beso del encuentro, creo que nos lo hemos ganado. Estoy que no puedo más y ella también. Me arrima la polla a la boca y la abro para recibir su leche, que es amarga y salada. Por mi parte, reviento como un bendito lanzando lefazos al aire.

Después de esto: relajación, conversación agradable, yo me doy una ducha, más conversación y nos despedimos. Salgo de allí con la certeza de que volveré a verla, más pronto que tarde.
 

Lenon123

Nuevo Goputero
Miembro
Os dejo mi FT, por si alguien se aburre y quiere leerlo. DISCLAIMER: contiene pasajes de un hetero comiendo rabo y siendo follado por el culo ;)

  • Nacionalidad: Brasil
  • Edad: yo le echo 35, pero me dice que más, así que se conserva estupendamente
  • Dirección : San Vicente Mártir, cerca de Plaza España
  • Valoración de las Instalaciones: 9, baño fuera, pero muy limpias y elegantes
  • Precio del servicio y duración: 150€ una hora con leche
  • Fecha del encuentro (aproximadamente) : finales de agosto
  • Valoración Cara,cuerpo, tetas: Las fotos son bastante aproximadas pero creo que se quedan cortas. Muy, muy femenina en su conjunto
  • Actitud: Complaciente,
  • Besos: No, sólo nos dimos uno, tampoco los busqué
  • Fuma: No
  • Francés: Bastante bien, pero sobre todo disfruté de su beso negro
  • Griego: Oh, wait! Yo vine aquí por algo...
  • Folleteo: Sólo la he probado como activa y SABE empujar
  • Lo mejor: Mujer muy agradable en el trato y, puestos a lo que nos interesa de una trans, con un buen rabo que sabe manejar a la perfección
  • Lo peor: En el momento no lo eché en falta, pero en retrospectiva la cosa habría mejorado un poco con besos
  • La recomiendas?: Sí
  • Valoración de la experiencia (de 0 a 10): 9.
Bia tiene muy buena reputación en los foros y hace un tiempo que quería visitarla. Contacto con ella un par de días antes porque quería asegurarme de que iba a estar. Quedo con ella para hoy por la mañana, concreto la hora y me planto allí puntual.

Me recibe recién salida de ducha, con toalla enroscada en el cuerpo. Es linda de cara y de torso grácil y femenino, con una conversación muy agradable. Me pasa a la habitación donde le pago y me desvisto. Me ofrece agua, trae una toalla y me lleva al baño, que está fuera.

De vuelta a la habitación la encuentro en la cama, ya con medias, sujetador y tanga. Me echo junto a ella en la cama y charlamos un poco. Bromea con el tamaño de mi rabo diciendo que es más grande que el suyo (ya quisiera yo) y se quita el tanga para descubrirlo. Tiene buena pinta la cosa. Se lo como un poco así y enseguida cambia de postura para hacer un 69 recostados, que ella también me lo quiere comer a mí.

Apenas he disfrutado de semejante maravilla y de sus artes feladoras cuando se levanta y me dice que me ponga a 4 en el borde de la cama, que me va a comer el ojete. Me lo abre y me pide que lo mantenga abierto para ella. Me lo empieza a lamer y para, le tengo que decir que siga, pedírselo, suplicárselo. Está así un rato y se levanta (estaba acuclillada) para mostrarme lo dura que se le ha puesto. Comer ojetes de macho la pone burrísima. Aprovecho para dar media vuelta y comérsela. Qué gorda y dura la tiene. Me esfuerzo en no parecer un novato.

Cambiamos las tornas y es ella la que se pone en el borde de la cama para que le coma yo el ojete. Se lo abro como un melocotón y le doy lengua. Noto que lo tiene acostumbrado y dilata muy bien. Ambos disfrutamos, ella se pajea mientras le propino el beso negro, tiene el rabo duro como una piedra. De nuevo, sale de la postura para mostrarme lo dura que está, se recuesta contra el cabezal y allá que voy yo a mamárselo un poco, presiento que no va a tardar mucho en partirme en dos.

Disfruto de la mamada que le estoy propinando, la verdad es que se siente muy bien comer un rabo así de grande y duro. Me comenta que se lo estoy haciendo bien y me crezco un poco.

Llega el momento de la verdad: me pone a cuatro de nuevo y me come el ojete otra vez para, según ella, dejarlo con hambre. A continuación me echa lubricante y con un dedo enfundado me lo mete dentro mientras sigue con el juego de parar y hacer que le suplique que siga. Le gusta este juego y le pone muy cachonda y dura. Se levanta, se calza el condón y me la pone en la puerta. Al poco la tengo dentro de mí: “¿ves como el culito con hambre traga mejor?”

Noto cómo me llena. Bombea despacio pero con ritmo, embestidas profundas. Me está volviendo loco. Ambos disfrutamos así unos minutos y, a continuación, me dice que me ponga bocarriba, con unos cojines bajo el coxis. Cambia de condón y vuelve a hacer el juego del lubricante con el dedo para luego ponérselo y endilgármela hasta el fondo. Aquí no estoy tan cómodo porque me presiona demasiado en la vejiga, pero me levanto un poco y me autofollo con su polla. Me ofrece tumbarse, pero así, sentada ella sobre sus talones, me gusta. Ella se queda quieta y soy yo el que se mueve en vaivén autoenculador hasta que se sale y volvemos a empezar.

Se retira el condón de nuevo y me vuelve a lubricar. Yo empiezo a masturbarme y ella me anima a que lo haga. Se enfunda de nuevo y me frota la punta por el ojete y la periferia, sí que le gusta crear espectación, sí. Al final se desliza dentro de mí, hasta el fondo. Qué cabrona eres, le digo. Ella sonríe y comienza a bombear fuerte. Yo le digo que si me folla así no voy a poder contenerme y me correré a lo que ella salta grácil como una gacela al cabezal de la cama junto a mi cara y me dice que nos corramos juntos, ella en mi boca. Empieza a masturbarse y me acerca un pezón a la boca. Aprovecho también su cercanía para darle el único beso del encuentro, creo que nos lo hemos ganado. Estoy que no puedo más y ella también. Me arrima la polla a la boca y la abro para recibir su leche, que es amarga y salada. Por mi parte, reviento como un bendito lanzando lefazos al aire.

Después de esto: relajación, conversación agradable, yo me doy una ducha, más conversación y nos despedimos. Salgo de allí con la certeza de que volveré a verla, más pronto que tarde.
Enhorabuena por la experiencia y gracias por tu esfuerzo epistolar para disfrute de los cofrades.

PD: Creo debemos presentar algunos pantallazos de este foro a los del Premio Planeta para que pongan en valor los Cervantes del Cibersexo.
 

vi_ciosetexx

Nuevo Goputero
Miembro
Oohh, la gran Bia Spencer, grande en todos los sentidos, jeje como profesional y con esa enorme herramienta.
Yo la conocí hace unos dos años, era mi tercera vez con una trans, pero joder, yo veía sus anuncios, sus fotos, sus videos y no dejaba de pensar en chupar ese enorme juguete, así que aproveche la primera ocasión que tuve y quede con ella.
Es un valor seguro, en el mundillo de las escorts en muchas ocasiones te llevas gato por liebre, pero Bia es un valor seguro, amable, atenta y una profesional top, imaginar yo con el culito sin apenas uso, decidirme por Bia fue como decir bueno “de perdidos al rio”, jaja, aún sigo preguntándome como me dilato tan bien como para hacerme sentarme sobre esa enorme polla que calza (cada vez que veo una foto suya, solo deseo que me la meta otra vez).
La verdad que es complicado encontrar malas experiencias con esta mujer, yo no he leído ninguna.
Deseando estoy volver a coincidir con ella, aunque esta vez voy mas decidido a sacar su lado mas salvaje
 

VladimirLem

Goputero Senior
Miembro
Oohh, la gran Bia Spencer, grande en todos los sentidos, jeje como profesional y con esa enorme herramienta.
Yo la conocí hace unos dos años, era mi tercera vez con una trans, pero joder, yo veía sus anuncios, sus fotos, sus videos y no dejaba de pensar en chupar ese enorme juguete, así que aproveche la primera ocasión que tuve y quede con ella.
Es un valor seguro, en el mundillo de las escorts en muchas ocasiones te llevas gato por liebre, pero Bia es un valor seguro, amable, atenta y una profesional top, imaginar yo con el culito sin apenas uso, decidirme por Bia fue como decir bueno “de perdidos al rio”, jaja, aún sigo preguntándome como me dilato tan bien como para hacerme sentarme sobre esa enorme polla que calza (cada vez que veo una foto suya, solo deseo que me la meta otra vez).
La verdad que es complicado encontrar malas experiencias con esta mujer, yo no he leído ninguna.
Deseando estoy volver a coincidir con ella, aunque esta vez voy mas decidido a sacar su lado mas salvaje
Tuviste la oportinunidad de visitarla?
Porfa, cuéntanos cómo es ese lado salvaje ;)
 


Arriba
AdBlock Detected

¡Lo entendemos, los anuncios son molestos!

Claro, el software de bloqueo de anuncios hace un gran trabajo al bloquear anuncios, pero también bloquea funciones útiles de nuestro sitio web. Para obtener la mejor experiencia en el sitio, desactive su AdBlocker.

Ok, lo desactivaré.    No gracias.